lunes, 8 de octubre de 2012

TED / CRITICA Por Juan Guareschi

Que no voy a decir que no se haya dicho de Ted (2012) , uno de esos títulos que salen por año y revientan la taquilla y a nadie le importa cual es el fondo de la cuestión, solo es un oso que habla y hace lo que se le da la gana, fuma hierbas varias, es mujeriego, toma alcohol y es un pésimo mal ejemplo: en definitiva, el amigo que todos queremos tener, y alguna vez tuvimos pero por tiempo limitado. Y es esa fantasía de niño, la del mejor amigo, la del inseparable que en un punto de la vida se vuelve en contra y enfermiza, a tal punto de no poder seguir y progresar con lo que es inevitable: crecer.  
No hay limite si la película arranca desde el vamos con el deseo de un niño cumplido, y menos si la misma es apta para mayores de 18. Y eso es lo que  Seth MacFarlane se encarga de transportar a la pantalla, una película de adultos con tintes de ficción para niños, haciendo políticamente incorrecta la misma, y sin medias tintas. Nada de lo que digo es tan nuevo, solo es agregar una opinión nueva al respecto en este blog de cine tan libre e inconformista dentro de lo que es la urbe bloggera de hoy en día.
Cabe destacar que el director  Seth MacFarlane es el creador de Padre de Familia y que la misma esta protagonizada por Mark Wahlberg, Mila Kunis y el mismo Seth MacFarlane (por supuesto que es la voz de Ted).
No esperen muchos giros espectaculares, no es solo otra película  es la del creador de Padre de Familia, y eso es todo lo que tienen que saber, y si no saben distinguir y soportar entre el humor retorcido y eficaz de ese humor apto para todo publico, no pierdan tiempo, salvo que tengan una mente abierta a esta opera prima de uno de los grandes guionistas televisivos de los últimos tiempos. Y si te gusta a ver cosas freaks como un Flash Gordon devenido en heromaniaco y fiestero como pocos (si, la aparición de Sam J. Jones es imperdible), no dejes de verla, al fin y al cabo cumple con lo que promete, y tiene sus momentos inolvidables aunque no deje de lado el típico final que todos quieren y el oso solo sea la mascara de una mente que busca simplemente pertenecer a su lugar, a su dueño, a su amigo del alma. A la larga esa linea que parece increíblemente difícil de creer en un principio se vuelve tan delgada que no se llega a querer diferenciar la misma ficción de lo que realmente es, y eso es el merito del guion de la misma...igual diga lo que diga, ya sabemos que con el tiempo solo va a ser la película del oso que hablaba, se drogaba, se emborrachaba y tenia sexo en su lugar de trabajo( si, en serio) suficientes cosas que un osito Ted no debería hacer... malditos peluches...




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario